Destacado

Corazón

Este es el extracto de la entrada.

Muchas veces ocurre

que mi corazón comienza a galopar incansablemente, el corre tras mis sueños.

Se emociona: ríe, llora, recuerda.

Planea sobre el viento del futuro, se aleja esperanzado.

Muchas veces más llega herido, arrastrando mi sueño al costado.

Costosamente lo desempolvo tras la caída.

No puede ver que no tiene alas.

Por eso duele cuando lo comprimo en mi pecho.

Lo obligo a permanecer contenido.

Es un corazón joven que no entiende que solo soñar es poco vivir.

 

El viejo

Atravesando los extensos y áridos cauces

bordeados de arrugas

las lágrimas de unos ojos cansados

corrieron.

Le era imposible esconder

bajo ese semblante de hierro

y esos ojos como piedras

el sublime sentimiento:

Solo el amor, con el ímpetu

de un río,

puede causar tal destello de vida.

Y puede ayudar a otros ojos

a encontrar al hombre

detrás de la arcilla.

 

El cumpleaños de Alicia

Sonaba una selección de rock de los 50 en un viejo y caro equipo que reproducía LPs, los parlantes eran negros y sobrios como sus invitados, el vino traído de sus viajes por Europa brillaba en un decantador de cristalería suiza. Los brazos levantaron las copas  en una coreografía solemne a lo largo de la mesa de roble imitando al joven de fina barba y cejas depiladas. El  muchacho sonreía y modulaba palabras que Alicia no escuchaba, no porque fuera sorda, sino porque en ese preciso instante entendió que sus viajes, su perfume francés, sus pulseras y su rolex parecían apagarse, disolverse en una noche de brillantes candelabros, reflejos de joyas y hermosas palabras sin sentido.

Sintió un gran sentimiento de auto desprecio. Casi se revela contra todo y todos, casi le escupe en la cara al joven, casi se marcha dando un portazo. Pero recordó como corrían las lagrimas de Fabio cuando ella le rompió el corazón esa tarde en ese café de la esquina, a la salida de la universidad. Y como era una gran moralista -aunque ella no lo supiera- se dijo que lo tenía merecido y bebió hasta el final, con una sonrisa tan dura como sus copas, el vino mas asqueroso de su vida.

 

El Hombre post moderno

Vacío acumulado, lleno de vacío, abarrotado de nada, todo por decir,  todo por escribir.

Hoy se tuerce mi alma hasta rasgarse mis ojos en llanto. Que gran desdicha la del hombre que bordea su propio precipicio, que llena sus cuencas con la oscuridad, que se inclina sobre el abismo y recoge presto en un cáliz de plata la viscosa niebla que todo lo oculta.

Se lamenta del pasado, gime sus desgracias.  Su pecho hogar del corazón fue en el pasado, ahora; es solo un lugar de paso, como las calles de un pueblo abandonado. Nadie quiere permanecer allí demasiado tiempo, ni él mismo puede soportarse tan desolado, tan acongojado. Pero sigue allí…Porque donde más va ir? Adónde más va a escapar? Si lleva consigo la causa de su angustia, a su verdugo más paciente; su propia sangre envenenada que lo atiborra a cada latido,  emborrachándolo, nublándole la vista, mostrándole curvas líneas, néctares que lo beben, tersas rosas que lo desangran.

Y así deambula entre lluvias, tormentas y huracanes, grita palabras que el viento barre de sus labios, trastabilla, y en paso vacilante golpea su frente el fango. Acaecido al fin pretende sumergirse allí, aplastando su rostro y arañando una masa informe que lo escupe a cada brazada. La lluvia no cesa de enjugar la tierra y aguijonear su espalda, entonces un grito ahogado burbujea de cólera en el lodazal – ¡Macabra vida que juegas conmigo y no me permites el fundirme con la serena tierra! Y levantando el rostro descubre una mueca maldita como el sello de su suerte, el molde derrotado de su alma.

Que desgracia más amarga tener el corazón entre el mar y el fuego.

Hay una continua lucha de elementos, hay lodo sin raíces, llamas sin leños, olas sin viento. No hay reposo posible, ni siquiera una dulce y esperada cuarentena que lo ayude a extinguirse solo con sus heridas, olvidado y dolorido al fin pero en paz. Es entendible entonces que no quiera permanecer ni un solo segundo de su vida consigo mismo, que huya con terror hacia regiones lejanas, que trate de olvidar, aunque nunca lo logre,  revolucionado por huracanes, atemorizado por los truenos, iluminado de relámpagos, abrasado por las llamas y  ahogado por las olas.

Y el corazón entre el mar y el fuego.

Una promesa sin cumplir

Yo te prometí inmortalizarte, estábamos los dos acostados…. Te acordás?

Recorrí con mi indice tu perfil, mientras sonreías. Te dije que te inmortalizaría, solo eso, esperando una pregunta.

La pregunta obviamente llegó: Como que me vas a inmortalizar?

Sí – te respondí – Voy a escribir sobre vos.

Luego pasó lo que pasó y nunca te escribí ni un poema, ni nada.

Pero creéme que te he escrito millones de cartas en el corazón, he hilado frases enteras, algunas hasta poéticas. Pero mueren ahí, nunca llegan a mis manos.

He recordado algunas frases de las tuyas, por pudor y porque quiero que queden entre lo que alguna vez nos unió, no pienso escribirlas, los ojos curiosos si quieren pueden leer mi corazón pero nunca dejaría que descubrieran el tuyo.

Ahora que lo pienso, debe haber uno allá afuera que pueda descubrirlo, tené fe. Por favor, te lo pido, tené esperanzas todavía. No permitas que la tristeza se encalle en tu alma como se encalla en la mía.

 

 

 

Alma vs técnica

Hace poco me topé nuevamente con una de las mejores comedias dramáticas dirigidas por Spielberg (a mi criterio, que es reconozco, muy pobre). Atrápame si puedes (Catch me if you can) es un film basado en una historia real, de un estafador profesional. No contaré mas que esto por si alguno todavía no la vio.

-Pero que tiene que ver esta reseña con lo que usted usualmente publica, Don tejedor?

-Bueno dejeme explayarme, en realidad lo que mas recuerdo del film es la escena de los padres de la novia del estafador bailando lentamente en la cocina, mientras el protagonista los observa desde el marco de la puerta. El director los toma de espaldas, uno al lado del otro, meciéndose al ritmo de un jazz relajado mientras lavan los platos. Todo el cuadro denota paz, tranquilidad y paciencia.

Es una genialidad, una pintura en movimiento, un resumen de una época perdida, o como denominaría Tarkovsky: un esculpir en el tiempo. Una escena que no creo que pase el minuto!. Se observa el disfrute de las cosas sencillas de la vida, que se aprecia cuando los esposos se sonríen mientras se pasan los platos. Una acción sencilla, totalmente cotidiana, cargada de significado, con una intención y dirección propia (Stanislavsky estaría orgulloso).

-Pero, Don tejedor de humo, usted ciertamente tiene bien puesto el título. Hace dos párrafos que nos pasea por aspectos cuasi técnicos de lenguaje cinematográfico y actoral! Que tiene que ver dicho análisis en un blog que se intenta dedicar a la escritura?

-Le contesto: Ciertamente es una introducción mi muy apurado amigo/lector, de esas que hacía mi abuelo después de aclararse la garganta y va perfectamente en armonía con la intención del texto. Lo predispone a usted y a mí a ingresar en ese mundo pasado donde todo se hacia a otro ritmo, pausado, pero constante. Además soy un nostálgico de alma, y los que cargamos con esa condición liberamos humeantes pensamientos al éter del tiempo y nos damos el gusto de contemplar sus ribetes en el aire (Quizás por eso nos gusta fumar?)

-Sin embargo, Don tejedor, usted ya se fue por las ramas!

-Puede ser, pero sus preguntas merecen respuestas porque lo aprecio. Sin embargo quiero aclimatarlo al ritmo de antes, pero no matarlo de calor asi que voy a ir tratando de cerrar. Como cerrar?…Bueno,vio que todo tiene que ver con todo? Bueno a mi la escena me remitió a la música de aquellas décadas, los cincuenta y los sesenta y vagabundeando por Internet me encontré una versión de Unchained Melody por Righteous Brothers. El cantante no desafina en ningún momento, le sobra voz, hace un falsete largo y claro sin resultar estridente, es técnicamente perfecto, canta cómodo diríamos.

Uff tejedor! Seguimos con los seudo tecnicismos!

-Ya termino mi amigo, no se me vaya ahora que estoy llegando al final! Luego youtube me sugirió la misma canción cantada por Elvis, y como uno es curioso y ademas me gusta el rock, probé escucharla. Que decirle mi amigo! Soy un sentimental de pura cepa! Ese tipo con esa voz y esa potencia que transmite en el video me emocionaron! Quiere que le diga una cosa? Ahí Elvis no solo es cantante, sino también actor! Hagase un tiempo y lea la letra que el tipo canta! El corazón se le atraganta en el pescuezo. Pero bueno, usted sabe son apreciaciones nomás de un alma. Puede que usted solo visualice un cuarenton con unos kilitos de más  transpirando la gota gorda.

Aquí le dejo las dos, por si gusta. Y la letra también.

Unchained Melody

Lonely rivers flow to the sea, to the sea
To open arms of the sea yeah
Lonely river sigh wait for me, wait for me
I’ll be coming home wait for me.

Oh, my, love, my darling I’ve hungered for
Your touch, a long lonely time
And time goes by, so slowly and time
Can do so much, are you still mine
I need your love,
I oh I need your love,
God speed your love to me.

Lonely rivers flow to the sea, to the sea
To the open arms the sea yeah
Lonely river sigh wait for me ,wait for me
I’ll be comin’ home wait for me.

Oh my love my darling
I’ve hungered, hungered for your touch, a long lonely time
And time goes by so slowly and time can do so much are you still mine
I need your love
I oh I need your love
God speed your love to me

 

 

 

 

 

 

 

Canción de amor

Hubiera preferido un video un poco más sobrio. Pero la realidad es que no encontré la versión adecuada en los demás. Soy de los que prefieren que solo las palabras y la música sugiera. Por eso recomiendo leer la letra sin prestar demasiada atención a las imágenes que se van sucediendo.

Creo que es una excelente canción de amor, como casi todas las cartas de amor que valen la pena leer se presiente la ausencia, el recuerdo, la nostalgia y el deseo de conocimiento y la fascinación tan propio de las personas enamoradas.

Charly García la escribió y Maria Rosa Yorio, quien fuera mujer del músico en ese momento y madre de su hijo, la interpreta.

 

Medialunas con queso

Yo me pregunto: Cómo puede volverse algo tan prosaico y tan común como tus medialunas con queso un recuerdo?

Todavía recuerdo tus manos blancas y tus ágiles dedos cortando ese queso que sobraba de tu heladera. Me acuerdo del platito blanco, la posición del microondas, hasta del queso fundido dentro de ellas. Luego -casi inmediatamente- se me viene a la mente tu sonrisa y tus ojos como dos imanes brillantes que me contemplan. Y me encanta recordarte  y sonrío, y me digo a mi mismo que debo olvidarte, y se me rebela el corazón.

Y ahora que lo pienso mejor, el acordarme de vos es muy parecido a comer esas medialunas con queso: Quién diría que el alma puede reconocer el sabor agridulce?